Empezó el juicio contra los acusados de disparar a la estilista Jorgelina Zalazar

Abel Fernando Delgado y Patricio Augusto Santos, son los imputados por el ataque a mano armada contra la estilista Jorgelina Zalazar cometido hace un año en el negocio de la víctima. El titular de la Unidad Fiscal de Delitos Flagrantes I, Carlos Picón, abrió el debate con su alegato, que fue seguido atentamente por el tribunal, las defensas y la querella.

“El Observatorio de Femicidios del de la Defensoría del Pueblo de la Nación nos dice que, en el primer semestre del año 2021, hubo un femicidio cada 31 horas en Argentina. Dentro de esa estadística se indica que el 81,2% fueron directos, el 10%,2 vinculados y el 4,4% de las víctimas eran trans. Ahora va a depender de nosotros, como operadores del sistema judicial, si Jorgelina Zalazar en un mes, seis meses, un año o cinco años pasa a engrosar esta escalofriante estadística”, reflexionó el fiscal.

La calificación legal para ambos imputados es por el delito de femicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, Delgado en calidad de autor material y Santos como partícipe necesario. La pretensión punitiva del Ministerio Público Fiscal es de 12 años de prisión efectiva para el primero y 10 para el segundo.

A continuación del alegato de apertura, las partes le tomaron declaración a Santos, mientras que Delgado se negó al interrogatorio pero sí pidió brevemente hacer uso de la palabra. “Yo me hago cargo de que formulé el disparo. Renuncio al juicio de cesura y pido que, si soy condenado, este tribunal sea el que me imponga la pena”, afirmó el imputado.

El relato de Zalazar en el juicio

El primer testigo en declarar fue la propia víctima. “Es muy fuerte para mí volver a recordar todo eso. Me trajo muchas consecuencias en mi vida. A este chico (Delgado) ya lo había denunciado anteriormente, porque fue con un arma de fuego y me hizo un disparo amenazándome, y después cumplió: entró a mi negocio y me pegó un tiro. El disparo fue a la altura de la cadera, me tiró a matar. Ya me había amenazado por mensajes de texto o llamados telefónicos, tanto él como su padre”, expresó Zalazar.

Por otro lado, manifestó: “esta situación me cambió la vida. Estoy con custodia policial todos los días de mi vida, las 24 horas. Ya no estoy trabajando. La gente tiene miedo de ir a mi negocio. Yo también tengo miedo.

El caso

El día 9 de septiembre del 2020, a las 17.20 aproximadamente, según consta en la investigación, en circunstancia en que se encontraba trabajando en su peluquería ubicada en avenida Benjamín Aráoz al 1200, los imputados se dirigieron hasta allí. Delgado ingresó al local y Santos lo esperaba a la vuelta, a bordo de una motocicleta.

Mientras Delgado se aproximó a la víctima, extrajo de sus prendas un arma de fuego y le efectuó un disparo que impactó en su pierna izquierda, provocándole lesiones. De inmediato se dio a la fuga corriendo, siendo perseguido por los testigos que estaban en el lugar. Uno de ellos dio aviso al personal policial que trabajaba por la zona.

El acusado de disparar, llegó hasta el lugar donde lo esperaba Santos para facilitar su huida y se subió al rodado, pero no logró su cometido, ya que los efectivos evitaron que escaparan. Ambos fueron reducidos, aprehendidos y se secuestró el arma./Fuente: La Gaceta

Tucumán en las REDES

Tucumán en las REDES es un portal de noticias que pertenece al Grupo VENTANA CREATIVE. Las plataformas de #TucREDES contienen 100% información sobre hechos que involucran a TUCUMÁN a nivel local, nacional y/o internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *